LA MURALLA DE VILLACARRILLO

TORREÓN EN SAN LORENZO 2TORREÓN EN SAN LORENZO 3

Resto de torreón en la calle de las Monjas

Alquería, del árabe al-qaría, (pueblo, caserío, …), se designaba en al-Andalus a las pequeñas comunidades rurales y ganaderas que se situaban en las inmediaciones de las ciudades (medinas).

Las Alquerías más importantes que tenían alguna fortaleza, (caso de Villacarrillo), se defendían de los ataques árabes construyendo un sistema de defensa llamado casa-muro; es decir, se rodeaba el recinto urbano y fortaleza mediante casas sirviendo su parte trasera y ciega demuro de defensa, además de realizar una cava o amplia zanja al pié del mismo.

A lo largo de estas “traseras”, se levantaban  torreones de defensa cada cierta distancia.

Así se refleja en el documento 230 del traslado en 1556 al Archivo Catedralicio de Toledo, Obra de Fábrica. Ms. 915. Fol 130 r.

Respuesta de D. Alonso Carrillo de Acuña a las peticiones de don  Martín de Avendaño, (alcaide de la Villa y lugarteniente del Adelantado) sobre:

Si los alardes pueden hacerlos los alcaldes de la villa y fiscal en ausencia del adelantado, Conceder licencia para construir unas casas en el castillo y  terminar las obras de las murallas. En tiempos de guerra, quien guardará el castillo y  confirmación de la  ordenanza del concejo referente a la entrada de vino en la villa.

Respuestas:

Mandamos a vos el honrado Martín de Avendaño o a nuestro lugarteniente que veades esta petición desta otra parte escripta.

E çerca del  segundo capítulo de que en ella se relata, en tanto que en la tierra no estuvieredes, los alcaldes de la dicha nuestra villa de Villacarrillo junto con el nuestro fiscal de la dicha nuestra villa puedan hacer alarde cada año, según costumbre della en el día de san Miguel sin que otra justicia alguna en ello se entremeta, e no fagades ende al.

Y en quanto al tercero capítulo en ella contenido, ca nos plaze de vos dar la dicha licencia e por la presente damos a la dicha nuestra villa la dicha liçençia, para que pueda hacer las casas dentro en el castillo della, según es uso y costumbre que de antiguo tiempo en ello se tenia, sin que por ello les pare perjuicio alguno.

Y en cuanto toca al quarto capitulo en ella contenido,  a nos ansi mismo plaze de los dar liçençia para que en tiempo de guerras e movimientos puedan escoger uno o dos omes para la guarda del castillo de la dicha nuestra villa, los cuales sean vezino della, quales entendieren que cumplan a nuestro servicio e al bien en  pro de la villa.

Y en cuanto toca al quinto capítulo en ella relatado, mandamos al dicho consejo que luego como le fuere notificado este nuestro mandamiento, haga acabar la cava que ansi en la dicha nuestra villa esta començada e se repare la casa muro, e ansi fecho y acabado ninguna persona no sea osado de hacer en ello cosa alguna ni aportillar la dicha casa muro. E los unos ni los otros non fagan ende al so pena de nuestra merçed e de diez mil maravedís para nuestra cámara, los cinco mil maravedís para ella e los otros cinco mil para los muros e reparo de la dicha casa muro.

Y en cuanto toca al sesto capitulo de que en la dicha petiçion se hace mençion, ansi mismo a nos plaze de confirmar la hordenança de que el dicho consejo fecha e mandamos de aquí en adelante, ninguna persona sea osada de meter vino fuera aparte en la dicha nuestra villa, hasta tanto que el vino della sea vendido, salvo sino fuere voluntad que el vino della sea vendido, salvo sino fuere voluntad e consentimiento del dicho consejo o la mayor parte del. E no fagan ende al so las penas contenidas en la dicha su ordenança.

Fecho en la villa de Arévalo a diez y siete días del mes de octubre, año del nasçiimiento de Nuestro Salvador Jesu Chisto de mil e quatroçientos e sesenta e cinco años.

Alfonso, Archiioscopus Toletanus.

Saludos

Anuncios

PROCLAMACIÓN DE LA PRIMERA REPÚBLICA EN VILLACARRILO

DSC00543

Libro capitular 1873

SESIÓN EXTRAORDINÁRIA

En la villa de Villacarrillo a la hora de las diez de la noche del día trece de febrero de mil ochocientos setenta y tres, se reunieron en la Casa Capitular y salón de sesiones, el Ayuntamiento Popular de la misma con su Presidente D. Francisco de la Calle Rubio, habiendo concurrido también el señor Juez interino de Primera Instancia y el Promotor Fiscal del juzgado y un crecido número de individuos de los partidos liberales que existen en esta localidad.

Acto continuo, fue declarada abierta por dicho Sr Presidente sesión pública extraordinaria, a cuyo efecto habían sido todos convocados y cuando que por mí el secretario interino del cuerpo Municipal, se dio lectura a la orden que acabo de recibir del Sr Gobernador Civil de la Provincia de fecha 12 del actual, la cual se une a esta acta de la que enterados todos los concurrentes, se acordó su cumplimiento; procediéndose inmediatamente a la proclamación de la República Democrática, solemnizando dicho acto con repique general de campanas y vivas a la expresada República, habiendo reinado el mayor orden y tranquilidad en este honrado vecindario. Seguidamente se acordó por el Ayuntamiento dar cuenta al Gobernador de la Provincia de esta solemnidad a los efectos oportunos.

Con lo que se dió por terminada la sesión que firman los señores del Ayuntamiento, que yo el Secretario certifico.