Mural en Villacarrillo

Foto obtenida de facebook de Reme Mora

Llevo tiempo sin escribir, pero hoy lo hago para comentar el mural que se está realizando en la fachada de la casa situada en la esquina de la calle Guadalquivir (antigua Primo de Rivera) con la calle Regente Molína Valero.

Este edificio que perteneció a D. Cristóbal Millán Poblaciones, constaba de dos plantas y cámaras al igual que hoy en día. Era utilizado como almacén de trigo y otras semillas.

Allá por el año 1956 ó 1957, con motivo de contraer matrimonio D. Santiago Millán Valderrama (hijo de D. Cristóbal Millán y Dª Felisa Valderrama), con Dª Ana Vélez, se adaptó a vivienda para el matrimonio, transformando el interior y ennobleciendo la fachada mediante forrado de piedra el zócalo y huecos de fachada, tal y como hoy la contemplamos; dando lugar a una acertada composición del conjunto del edificio.

En el Pleno de 10 de marzo de 2005, el Exmo. Ayuntamiento de Villacarrillo, aprueba un CATÁLOGO DE EDIFICIOS DE INTERÉS URBANÍSTICO DE VILLACARRILLO, realizando en su memoria justificativa el MARCO JURÍDICO en que se basa, citando un extenso relato de leyes que, desde la Ley del suelo de 1956 hasta la Ley 7/2002 de 17 de diciembre de Ordenación Urbanística de Andalucía, donde en su artículo 7, establece los catálogos como un instrumento de planeamiento al que el artículo 16 le atribuye la finalidad de “completar las determinaciones de los instrumentos de planeamiento relativas a la conservación, protección o mejora del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, cultural, natural o paisajístico”.

No hay duda de que corresponde al Ayuntamiento las competencias para desarrollar la normativa en estos temas, como así se recoge en el artículo 25 de la Ley 7/85, de Bases de Régimen Local y la L.O.U.A.

El edificio que nos ocupa, está numerado con el número 57 y catalogado en el tipo B.

El grado de protección B, “afecta a los edificios que cualifican la escena urbana por constituir piezas representativas de una tipología consecuente con la trama urbana en que están enclavados, principalmente por su valor histórico o por sus características tipológicas, constructivas o de composición, y cuya alteración en elementos básicos supondría una notable pérdida”.

Analizando su ficha podemos ver:

Identificación: Edificio residencial Regente Molina Valero, 1

Referencia catastral: 27880*15

Grado de Protección: B estructural.

Posibilidad de intervención: Conservación: Si; Reforma: Si; Rehabilitación: Si.

Tipología Arquitectónica: Civil ***Residencial.

Descripción del elemento: La catalogación de este edificio se justifica por tratarse de una edificación con elementos muy significativos que, si bien no determinan su conservación integral, si resulta necesaria conservación en tanto que su existencia presupone la pervivencia de valores e variantes de la arquitectura urbana de Villacarrillo.

No es justificable la inserción en tipologías de las que se demanda a ultranza su conservación y por ello se admiten obras de menor entidad que pueden ayudar  a la preservación, manteniendo siempre su estructura, volumetrías y demás elementos objeto de protección.

En todo caso, la estructura espacial, disposición general, volúmenes y alineaciones, son de obligado cumplimiento.

Veamos los usos permitidos:

Limitaciones específicas:

Posibilidad de demolición. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  No

Posibilidad de vaciado interior. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .      No

Posibilidad de reedificar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .      No

Posibilidad de modificación de la alineación interior. . . . No

Posibilidad de modificación de la fachada a calle. . . . . . . No

Apertura de huecos en fachada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .      No

Posibilidad de elevar altura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    No

Posibilidad aumento de Volumen. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .    No

Precisa autorización Organismo Oficial. . . . . . . . . . . . . . . . No

De lo anterior deducimos:

  • Llama poderosamente la incoherencia que el autor del catálogo emplea a la hora de justificar el grado de protección B.

Veamos:

edificios que cualifican la escena urbana por constituir piezas representativas de una tipología consecuente con la trama urbana…

  • Se trata sin duda de un lenguaje se pretende confundir al ciudadano manifestando lo que uno mismo desconoce…, con este critério no existe ningún edificio que no sea consecuente con la trama urbana.
  • En la descripción del edificio leemos:

La catalogación de este edificio se justifica por tratarse de una edificación con elementos muy significativos que, si bien no determinan su conservación integral,…

  • Si sus elementos constructivos no determinan su conservación integral, ¿porqué se prohíbe cualquier intervención?.
  • Al no permitirse ninguno de uso de los especificados, este edificio debe ser catalogado dentro el grupo de protección A y no en el B; y por tanto no son aplicables los criterios del grupo B.
  • Por último; si la actuación que se pretende realizar en la fachada, no incumple en absoluto la relación de usos permitidos, no se debe impedir.

Conclusión:

El catálogo de protección de bienes urbanos está indefinido.

Las pinturas que se pretenden realizar en la fachada, no alteran la composición de la misma; todo lo contrario la complementa, embellece y mejora de acuerdo con la Ley 7/2002 de 17 de diciembre de Ordenación Urbanística de Andalucía, donde en su artículo 7, establece los catálogos como un instrumento de planeamiento al que el artículo 16 le atribuye la finalidad de “completar las determinaciones de los instrumentos de planeamiento relativas a la conservación, protección o mejora del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, cultural, natural o paisajístico”.

Seamos sensibles, los catálogos como las normas, no deben ser chalecos de fuerza.

Saludos.

Anuncios