EL ALZAMIENTO NACIONAL (para unos) y GOLPE DE ESTADO (para otros) EN VILLACARRILLO (I)

Hoy 18 de julio de 2017, al cumplirse  81 años de aquel fatídico inicio de la guerra civil española, voy a relatar cronológicamente lo vivido en nuestro pueblo durante esos primeros días.

Este artículo, sólo pretende dar a conocer lo sucedido sin más intención que la histórica.

El 14 de julio, Al conocerse el asesinato de Calvo Sotelo (13-07-36) y ante la situación que se vivía, se reunió el Frente Popular con miembros del Ayuntamiento, para deliberar las acciones a tomar en relación a las detenciones de significados elementos de derechas; los miembros que componían la citada reunión, eran los siguientes:

Antonio Muñóz Cayuelas, “Perigallo”                      U.G.T.

Diego Marín González                                              Alclade Socialista.

Joaquín Martínez Salido                                            Unión Republicana

Leopoldo Sánchez Fernández                                   Izquierda Republicana

Manuel Granados Muñóz, “Marchena”                    Izquierda Republicana

Rogelio León Rojas, “Monico”                                 Izquierda Republicana

Felipe de la Paz García, “Cascabel”                          Comunista

Félix Gallego Rodríguez “Manicura”                        Socialista

José Mondejar Luz                                                    Socialista

José Fernández García “Pernal”                                Comunista

José Moreno Marín                                                    Juventud Socialista

Enrique Rojo Hueso                                                  Unión Republicana

Roberto Lozano Higueras                                         Unión Republicana

Domingo de la Torre Moya                                       Socialista

Leopoldo Sánchez Fernández  “Rotana”

Pedro Jiménez

Se convocó una huelga general para el día 15 de julio.

Se envía una solicitud a la guardia civil solicitando parejas de vigilancia en las oficinas de teléfonos y telégrafos para impedir la transmisión de noticias entre particulares, especialmente en teléfonos, donde hasta nueva orden quedan suprimidas las conferencias

En la madrugada del día 15, el Alcalde mandó al el jefe de municipales (a) “Chinilla”, a traer al ayuntamiento a treinta personas previamente estaban recluidas en la biblioteca. a las siete de la tarde hubo un intento por parte de varios exaltados de asaltar la biblioteca, para asesinar a los allí encerrados lo cual fue impedido por el Alcalde; siendo liberadas a las dos de la mañana del día 16, una vez que apaciguaron y controlada la actuación de las masas enardecidas, siendo acompañados a sus domicilios por la fuerza publica.

Entre otros, fueron detenidos los siguientes:

Gerardo Pastor, Antonio García,  Miguel Pastor, Fernando Climent, Alfonso Giménez, Marcelo Torres, José Gonz,alez, Ignacio Valenzuela, Alfonso Pulido, Fernando Pulido, Fernando Benavides, Leoncio Mirones, Francisco Muñóz, Aurelio Mas, Angel León, Juan Lara,  Melchor Fernandez,  Andrés Ruíz, Domingo Ramirez, Ángel Ramírez, José Herrera, Juan Bonachera, José Poblaciones, Manuel Benavides Linares,.

Fueron encarcelados entre otros, Juan Lara Pardo, José González, José Poblaciones Soto……

El 15, por ausencia del alcalde Diego Marin Gonzalez, queda sustituido por el  1º tte de alcalde Blas Martínez (a) “melocotones”.

El día 17 se cita a las 13,00 en el despacho de la Alcaldía a D, Fernando Climent, D. Melchor Fernandez García, D. Andrés Ruiz, Angel y D.Domingo Ramírez Román para ser interrogados.

 

Teniendo conocimiento de que en  el “Circulo Agrario”, se había formado un comité compueto por de seis señores, que habían comprado cuarenta escopetas de caza y dos mil cartuchos de bala, como medida preventiva, el 18 se notifica a los Presidentes  de los  círculos “Agrário” y “Mercantil” de su cierre, haciéndoles responsables respectivamente  de contravenir la orden. (salida 1679 y 1680).

 

Estas circunstancias se ponen en conocimiento de la Guardia Civil, con la que el Ayuntamiento tenia “recelos” y se les envía al comandante de la Guardia del Puesto, relación de individuos para que sean registrados sus domicilios y recogidas todas las armas que se encuentren; no mostrando el Comandante del Puesto interés alguno y dando evasivas.

En vista de la actitud de la Guardia Civil, el Alcalde y Frente Popular dan órdenes a los guardias municipales y funcionarios para que realicen la función de registros.

El 19 se ofició al alcalde pedáneo de Mogón para que permanezca pendiente de órdenes y mantenga el orden  público.

Se autoriza a Juan Francisco García, para que acompañado por la guardia municipal, efectue un registro en los domicilios de D. Eduardo León Rojas, Herederos de D. Luís José Benavides (Fuente del Roble), D. Manuel Mora Quesada

A Juan Rodriguez y José Fernández para que hagan lo mismo en los cortíjos del término; y José Gonzales para hacerlo en la pedanía de Mogón.

A Ignácio Linares para requisar los coches de D. Matias Pastor, D. Fernándo Climent, D. Manuel Benavides, D. José Pellón, D. Ignácio Valenzuela Urzáiz, D. António Soto, Señoritas de Serrano Sanmartín,  Miguél Pastor  y camioneta de D. Manuel Benavides, D. Pedro Gª Zúñiga y D. Miguel Pastor.

Se autoriza a Pedro Claverías y Francisco García, para penetrar en el domicilio de Manuel Mora Quesada.

El 19, son nombrados agentes municipales sin sueldo los siguientes:

Pedro Ruíz Manzano, Fernando Jiménez Torres, Antonio Jiménez Torres, Juan Ruíz Lozano, Antonio Soto Jiménez, Ramón García Sáez, Enrique Ruíz Ruíz, Juan M. Peréz Pulido, Matias Rodríguez Sánchez, Juan Pérez Rubio, Julian Martínez Martínez, Ramón García Vargas, Pedro Jiménez, Martín Jodar y Diego Martínez.

Se nombran guardias del Ayuntamiento a: Ángel Portillo, Juan José Felix, Alfonso Gómez, Tomás Gallego, António García, Pedro Toribio, Pascual Ruíz, Juan R…, Antonio Cha…, José Gómez, Martín M…, José Martínez, Luís Martínez y Alfonso Santiago (el día 7/08/36).

Se nombran  agentes de la autoridad a Juan Ruíz Lozano, Ramón García Saez, Ramón Paz Vargas, Sebastian Martínez  Martínez, Antonio Jiménez Torres y Pedro Ruíz Manjón, Fernando Linares, Antonio Martinez Pulido, Juan Ramón González y Antonio Pato??? Hernández.

Alcalde Pedaneo de Mogón a José Moreno.

Ante la indefensión que sufría el pueblo, después del episodio con el Comandante de Puesto de la Guardia Civil, el 20 de julio, Luis Martínez García (a) “Gafillas”, organiza las llamadas Milicias Rojas, llegando a prescindir de las fuerzas de orden público clásicas (Policía, Guardia Civil, Juzgados y Ejército) suplantados por voluntarios, prestando servicio de inspección de los puestos que el había creado, yendo armado con un rifle, siendo el jefe de milicias Alfonso Gómez Muñóz “Cuesco”.

El 21 se detiene y encarcela al vecino de Iznatoraf  D. Juan Antonio Lamarca, por sospechas de la policía municipal, habiendose recogido un revolver y 205 cartuchos.

El 22 de Julio se nombra agentes de vigilancia a Alfonso Gómez Muñóz, Andrés Tortosa, Ángel Portillo y Francisco Mora.

El Frente Popular estaba compuesto por los siguientes:

Antonio Muñoz Cayuela (a) Perigallo………… U.G.T.

Diego Marín González………………………… Socialista.

Joaquín Martínez Salido……………………….  U. Republicana

Manuel Granados Muñoz (a) Marchena….. ……  I. Republicana

Rogelio León Rojas (a) Monico………………… I. Republicana

Felipe de la Paz García (a) Cascabel…………… Comunista

Felix Gallego Rodríguez (a) Manicura…………. Comunista

José Mondejar Luz……………………………… Socialista

José Fernández García (a) Pernal……………….  Comunista

José Moreno Marín……………………………..  Juventudes Socialista

Enrique Rojo Hueso…………………………….  U. Republicana

Roberto Lozano Higueras………………………  U. Republicana

El día 22 de Julio de 1936, ante la exasperación de las masas, alentadas por elementos incontrolables, exigían del Frente Popular, la detención de personas de derechas, acusando a este Frente Popular de no haberlas realizado, principalmente por la oposición de Unión Republicana; los días anteriores de reunió dicho Frente Popular, con la asistencia ( ver acta de reunión) de representación de todos los partidos y organizaciones que podían ejercer presión sobre las masas, para ver el medio de impedirlas, incluyendo la fuerza. A instancias de Antonio Muñoz Cayuelas y con la presión de elementos de la casa del pueblo y, principalmente del que después fue jefe de Milicias Alfonso Gómez Muñoz (a) El Cuesco, se acordó con la oposición de U.R y algún otro, la detención de cuatro o cinco personas significadas de derechas, sin determinarse cuales debían de ser, y por lo avanzado de la hora, terminada la reunión, pudieron advertir, que sin conocimiento ni acuerdo del F.P., mientras estaban reunidos, las turbas, habían realizado la detención de cerca de cuarenta personas y a la alcaldía llegaban mas listas para nuevas detenciones.

Entre otras personas, llevaron a cabo las detenciones, José González Soto (a) Rotana, (impectór de policía municipal) y José Gutiérrez Fernández, (guardia municipal), Fernando López González, Vicente Cabrera Garvín, Tomas Gallego Rodríguez, Cristóbal Pérez Manjón, Francisco Martinez García, Vicente Cabrera Martín, Blás Mora Ruíz, y Felix Gallego.

Fueron detenidos e ingresados en prisión:

Antonio del Arco Coronado

Juan Fernando Lara Pardo

Alfonso Pulido Jorquera

Fernando Pulido Jorquera

Antonio Garcia Orozco

Manuel Mora Quesada

Antonio Cruz Ruiz

Manuel Moreno de la Paz

Antonio del Arco Coronado

Francisco Soto Montañes

Manuel Marín León

Luis Martnez de la Torre

Francisco Marmol Martinez

Pedro Gallego de la Mota

Jose Gozalez Soto

Alfonso Ruíz de la Torre

Andres Ruíz de la Torre

Cristobal Moreno Hidalgo

Antonio Nájera García

Vicente Marin Ballesteros

Domingo Ramírez Román

Antonio Martínez Sánchez

Matías Pastor Orozco

Rogélio Rodero Mataran

Inocencio Manjón Guerrero

Francisco Mora Soto

Isidro Martínez Sánchez

Francisco Parra Luna,

Jose Herrera Cano, (Párroco)

Francisco Palomares Vilchez, (Prebítero)

Pedro Moreno de la Mota

Cristóbal Moreno Hidalgo

Juan Bautista González Campos

Leoncio Mirones Morillo

Miguel Ruíz García

Ante estos hechos de extrema violencia colectiva, es totalmente comprensible el terror paralizante de las personas  de derechas y de los falangistas dispuestos a unirse a la rebelión militar, así como la titubeante actitud de la Guardia Civil

El 23 de Julio, se cursa escrito a las religiosas del hospital, requiriéndoles las llaves de la Iglésia para uso público.

Se nombran guardias al servicio de la Alcaldía a Manuel Bravo, Pascual Jorquera, Pedro de la torre Mora y Fernando Bravo.

En el Pleno del 23 de Julio, el Alcalde en funciones Blás Martínez, narra lo acontecido desde el 18 de Julio; se dirige al pleno en estos términos:

Todos conocemos el momento critico por el que esta atravesando La República; la revolución que han desencadenado los enemigos del Régimen y su democracia, el infame levantamiento de hombres a quienes la República había confiado las armas para la defensa de la misma y que olvidando promesas sagradas y compromiso de honor, volvían esas mismas armas contra la Institución cuya defensa les estaba encomendada, faltando a sus sagrados deberes, ametrallaban en aquellos momentos a los patriotas que preferían morir defendiendo las libertades conquistadas tras tanto esfuerzo en las urnas electorales, a ser los esclavos envilecidos de pretorianos fascistas, amalgamados con potentados de la banca que ante el botín que esperaban hallar en el triunfo, habían financiado el mas horrendo de los crímenes patrios que señala la historia”

 Sigue la Presidencia exponiendo que , al tener noticia del levantamiento el dieciocho de los corrientes por el Gobernador Civil y Frente Popular de la provincia, tomo las mas urgentes medidas, como fue ponerse al habla con el comandante de Puesto de la Guardia Civil e invitar a este, de acuerdo con las ordenes de Jaén, a la recogida de armas de fuego de los elementos de derechas, a los que acompañaría un guardia o sereno del Ayuntamiento; si bien el sargento de la Guardia Civil no se manifestó resueltamente en contra de la Alcaldía; tampoco presto una franca y decidida colaboración a la misma; pues escudándose en ordenes que decía tener de sus superiores, y sin que sus superiores se lo ordenaran se negaba a prestar el servicio requerido; fue preciso que el mismo gobernador le hablara personalmente por teléfono, para que dicho Comandante de Puesto se decidiera a dejar que una pareja de guardias civiles saliera esa noche con otra de serenos y en las tres o cuatro horas que dedicaron a tal cometido, solo recogieron dos escopetas, pues el tal sargento hasta se permitió indicar, que la lista de los individuos a quienes se recogieran las armas fuera solamente de los de gran significación y que fuera lo mas corta posible.

Se negó a facilitar el servicio de custodia que se le intereso para las oficinas de Telégrafos y Teléfonos, al objeto de evitar pudieran ser utilizados por posibles facciones locales, cuando el pueblo se hallaba en absoluto desarmado en virtud de la recogida de armas llevada a efecto por los radicales y cedistas que anteriormente mandaban.

 Por la actitud del sargento, se veía que no se podía contar con la fuerza que tenía a sus órdenes.

Fueron momentos de gran desesperación por parte de la Alcaldía, que veía se estaban perdiendo preciosos momentos para armar al pueblo, una escopeta y una carabina propiedad del Secretario del Ayuntamiento Augusto Serrano Montaner, propiciaron las escasas y malas armas de que disponía la Alcaldía Presidencia para hacer frente a cualquier movimiento que se hubiera producido.

Así comenzó esta contra revolución y ante las apremiantes llamadas del Frente Popular de Jaén, se procedió al desarme de cuantos elementos de derecha infundían sospecha.

Seguidamente en este mismo pleno, por la Alcaldía-Presidencia, se expone que en atención a cuanto previene y establece el Decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros de 21 de julio: “Teniendo en cuenta que en estos momentos en que se esta ventilando con la suerte de la República, la vida de cuantos estamos reunidos en cumplimiento de nuestro deber, proponía declarar cesantes y sin derecho al percibo de haberes desde primero de los corrientes por ser notoriamente enemigos del Régimen, a los funcionarios municipales siguientes:

Juan García Rodero, Manuel Martínez Carmona y Joaquin Arboledas Escribano, médicos; Miguel Palop Medina, veterinario; Juan Magaña Rodero, archivero; Benjamin Baquero Ugaldea, Gabriel Mengibar Guardia y Antonio del Real Fernández, farmacéuticos; José Arévalo Torres, Practicante; Pascual Navarrete Montañéz, aparejador; y José Rodríguez Merino, encargado de relojes.

 

También se da cuenta del modelo de tarjeta de identidad para las milicias del Frente Popular.

 

Se nombran guardias al servicio de la Alcaldía a Manuel Bravo, Pascual Jorquera, Pedro de la Torre Mora y Fernando Bravo.

El día 26 de julio 1936, dado que el número de presos es tal que no caben en la cárcel, se solicita a la superiora del hospital, la llave de la iglesia para destinarla a prisión.

SL2

 

Anuncios