LA CASA DE C/ VANDELVIRA

DSC01163

Hoy toca comentar sobre la fachada de la casa de la calle Vandelvira junto a la Plaza Juan XXIII. Esta casa de la familia Tudela, recientemente comprada por otra familia, realizando obras de rehabilitación para sus necesidades, “picó” el revestimiento de la fachada, apareciendo bajo él un muro de mampostería careada, (como casi todas las fachadas de su época), aunque junto al alero, en algunas zonas hubiera mezcla de distinto material, fácilmente sustituible por piedra, “si este fuese el deseo de los nuevos propietarios”.

Bastantes ciudadanos consideramos acertado que, dado la ubicación de la misma, (junto a la casa de Millan, Iglesia Parroquial, Plaza Juan XXIII, y resto de edificios), se procurara integrarla  en el conjunto de edificios de piedra vista que la rodea. (excepto el edificio de viviendas que le linda por la derecha).

Pero al igual que el dicho popular, “con la Iglesia hemos topado” o “llegó Gil y apagó el candil…”,  …en este caso, “con el Ayuntamiento hemos topado”.

El Ayuntamiento, sin entrar a analizar la posibilidad de sugerir a la propiedad la posibilidad de dejarla de piedra vista, ha aplicado el “Catálogo de Bienes de Interés Cultural”, y por tanto, la fachada había que dejarla como estaba; enfoscada y pintada de blanco, ante esta solución, muchos nos preguntamos …Si el catálogo pretende que los edificios catalogados vuelvan a tener el aspecto que antaño tenían, aunque exista la posibilidad de mejorar e integrarlos en el entorno…

…Los que ya vamos siendo mayores, le recordamos al Ayuntamiento que las casas de Millán, Rubiales, Sacristía de la Asunción, etc, e incluso la casa Consistorial, antaño estaban enfoscadas y blanqueadas; por tanto,  ¿en el momento que soliciten sus dueños algún tipo de licencia deberían recuperar de nuevo su antiguo aspecto?. …Ya cuento con la respuesta de que el renombrado Catálogo aprobado en 2005, no tiene efectos retroactivos; pero…pienso que nuestros gobernantes y sus técnicos, deberían aportar soluciones para integrar estas fachadas (cuando aparezcan) en el entorno donde se ubican; para aplicar lo que indica el Catálogo no hay que calentarse la cabeza, basta con que “cualquiera lo lea”, …para ese viaje no se necesitan alforjas.

Los catálogos, normativas, decretos, planes, veredictos, sentencias, laudos, decisiones, dictámenes, arbitrajes, ordenanzas, reglamentos, mandato, etc, etc, tienen diferentes puntos de vista y esos diferentes puntos de vista, dan lugar a la evolución y adaptación de los citados sinónimos.

Sl2

Anuncios

ANTE LA OPOSICIÓN DE LA CORPORACIÓN A LAS PINTURAS DE C/ Regente Molina Valero

La actuación que se pretende realizar no altera los elementos básicos, como dice el autor del informe técnico, pues todos los edificios tienen elementos básicos comunes entre sí. Los siguientes elementos de un edificio son comunes a todos: Cimientos, estructura, y dentro de esta, forjados, pilares, vigas, muros de carga, cubierta, etc, y muros exteriores que son los que dan al edificio su apariencia, además de trabajar con la estructura soporte; por tanto las actuaciones pretendidas ni alteran los elementos básicos y menos supone una notable pérdida para el edificio..
El artículo 10 del catálogo: entre otras cosas dispone;
“Los servicios técnicos municipales, a la vista de lo alegado, informaran si procede o no la aceptación de lo alegado, elevando en tal sentido propuesta motivada de resolución al Alcalde para que resuelva lo pertinente”.
Por tanto el servicio técnico del Ayuntamiento debe limitarse a elevar al Alcalde su informe pero éste, no debe ser “condición sine qua non” para que el Alcalde resuelva. La normativa no debe constituir una barrera que impida el desarrollo del arte, salvo en los casos en los no quepa más arte que el existente19402238_378577759204903_2721229234488727150_o.
En este punto quisiera decir, que leyendo a Luís Bolorio, “História Sencilla del Arte”; el caso que nos ocupa, encaja perfectamente en que el paramento firme de la pared que nos ocupa, tiene una fuerza expresiva que puede (y debe)ser secundada y subrayada por la decoración mural y de este conjunto de expresión arquitectónica surgen todas las características generales de la pintura.
Toda decoración que complemente la superficie plana y rotunda del cerramiento, potencia el carácter arquitectónico de la fachada y, sobre todo, del ambiente limitado por él.
Todo lo que está pintado en la pared, no sólo está efectivamente en la pared, sino que es la pared.
La sensibilidad no puede admitir que la pared represente cosas que están más lejos o más cerca y que por tanto, todas las figuras – humanas o no – representadas en el mural, están o actúan en la superficie plana adaptándose plenamente en ella, sin tratar de salirse de sus dimensiones.
Al contemplar estas pinturas, sentimos el equilibrio de las formas, la ordenación de las trazas, el ritmo de los distintos elementos, como virtudes pictóricas buscadas con empeño y sensibilidad.
La pintura se hace para valorar la superficie en que se realizan; en este caso, reciben del muro plano su carácter y responden al mismo criterio existencial, no está concebida como volumen, sino como textura enriquecedora del plano.
El Equilibrio y el sentido decorativo señalado en la composición del mural como cualidad superior de los valores descriptivos, se dá, también en el colorido, que busca la entonación y distribución de pintura plana e intensa.
Las leyes, normas, catálogos y demás legislación, son herramientas que de nada sirven para juzgar y menos sentenciar el arte; y el hecho de que en Villacarrillo no existen ni han existido pinturas murales, no es suficiente para justificar que no las haya “por siempre jamás”. Si Villacarrillo, aparte de su gran obra de Vandelvira y calle la Feria hasta Prior Pellón y otros puntos, tuviera otros atractivos complementarios (como las pinturas de este edificio), seguro que sería otro aliciente más para los que nos visitan, ¿cuesta tanto hacer el experimento?, o vamos a conformarnos con que el pueblo siga languideciendo… merece la pena arriesgar o como se dice en el mundo “Yuppy”, innovar o el conocido refrán de, … camarón que no nada…etc.
Por cierto y salvando las distancias artísticas, …os recuerdo lo del eccehomo de Borja; ¿alguien podía imaginarse la publicidad y beneficios turísticos que ha y sigue generando?….La misma polémica que se está generando con las pinturas de Villacarrillo ya le está dando publicidad a la ciudad; …pensemos si esto es la oportunidad, …el riesgo merece la pena.

SL2