LA REFORMA AGRÁRIA Y EL PROYECTO COLECTIVIZADOR EN VILLACARRILLO. (Segunda parte)

DSC01201

DISCUSIÓN DE LA LEY DE REFORMA AGRARIA EN LAS CORTES

En mayo de 1931, descartada por el Gobierno Provisional la posibilidad de realizar la Reforma Agraria por decreto, se nombró una Comisión Técnica a fin de que preparase el proyecto de ley para someterlo a las Cortes.

El dictamen de la comisión fue presentado al Gobierno Provisional el 20 de julio de 1931. Se trataba de un proyecto de gran lucidez. En él coexistían profundidad y simplicidad, en la búsqueda de soluciones que no implicasen largas tramitaciones ni dificultades financieras insalvables.

Podemos resumirlo en los puntos siguientes;

  1. Limitación de la reforma a las zonas de latifundio, donde los problemas – incluido el muy grave del paro estacional – eran mayores. (caso de Extremadura y la Mancha).
  2. No expropiación, sino ocupación temporal de las tierras, para proceder de inmediato a su cesión a los campesinos en forma de arrendamiento con pago de rentas bajas. Evitando así enojosas expropiaciones y combinaba el mantenimiento de la nuda propiedad a favor del terrateniente con la posesión con todas las consecuencias funcionales, y de forma prácticamente indefinida por el campesino.
  3. Principio de no discriminación en cuanto a las propiedades afectadas por la reforma. Podrían ser forzadas al arrendamiento los excesos de propiedades por encima de las 300 hectáreas de tierra cerealista o su equivalencia, o de más de 10.000 pesetas de líquido imponible por el propietario, considerando sus dominios a nivel nacional.
  4. Las tierras ocupadas temporalmente podrían ser explotadas en parcelas individuales o de forma colectiva, según el deseo que libremente expresan los campesinos asentados.
  5. Como meta de lo posible, la comisión técnica proponía el asentamiento de 60.000 a 75.000 campesinos por año, con un margen en función de los recursos disponibles para conceder ayudas a los asentamientos.

Este proyecto no salió adelante por la reacción de los grandes propietarios y sus órganos de prensa que lo calificaron de bolchevique, estos, fundaron en el mes de julio de 1931 la “Agrupación Nacional de Propietarios de Fincas Rústicas” y por supuesto el Partido Agrario de Martínez de Velasco, fuertemente implantado en Villacarrillo del que fue su presidente D. Manuel Benavides España. Los radicales y republicanos conservadores atacaron duramente el proyecto por estimarlo muy avanzado, en tanto que el PSOE consideraba que no satisfacía sus aspiraciones. Por todo ello, el proyecto pasó al presidente del gobierno Alcalá Zamora, quien haciendo de árbitro se ocupó de reelaborarlo.

El nuevo proyecto fue presentado a las Cortes el 25 de agosto de 1931. Las transformaciones introducidas daban un nuevo giro a la cuestión. La reforma se limitaba a tres clases de tierras: zonas de regadío no puestas en riego; tierras sistemáticamente en arrendamiento; y tierras de la nobleza procedentes de la usurpación que hicieron en 1811 al suprimirse los señoríos jurisdiccionales.

Por otra parte, en vez del sistema de ocupaciones temporales se pasaba al de expropiación con indemnizaciones (en efectivo hasta 500.000 pesetas y con deuda pública el resto), salvo en el caso de determinadas tierras de nobleza en que procedía a la confiscación.

Se mantenía la meta de 60.000 a 75.000 campesinos asentados por año.

La discusión de este proyecto, fue muy intensa y por presión de republicanos de izquierda y de los socialistas, las enmiendas fueron acercando el proyecto al primitivo texto de la comisión técnica, hasta el punto de que fue por entonces cuando Alcalá  Zamora – que no olvidemos que era latifundista – empezó a pensar en dimitir del gobierno por el giro que tomaban las cosas; Aunque a efectos formales fue la aprobación del artículo 26 de la Constitución sobre relaciones Iglesia-Estado lo que le hizo dimitir el 14 de octubre.

Por las disensiones dentro del gobierno, se demoró la discusión de la reforma agraria.

El 26 de noviembre se presentó de nuevo el proyecto de ley para su discusión.

Los ataques más duros – desde la primera presentación – provinieron del Partido Radical, que empezaba a dar muestras de fatiga por su colaboración con el PSOE en el seno del gobierno.

Lerroux forcejeaba para conseguir que el presidente del gobierno Manuel Azaña redujese la presencia de socialistas en su gabinete, pero Azaña en vez de oír a los radicales, se inclinó del lado del PSOE, de este modo, el nuevo gobierno de Azaña que se formó el 14 de diciembre de 1931, al constituirse las cortes ordinarias, Lerroux y su partido dejaron de estar presentes en el gobierno, originando la escisión más importante en el frente republicano.

Al preparar Azaña su programa legislativo para el siguiente año de 1932, no dejó de incluir el proyecto de reforma agraria. En este su segundo gobierno, transformó el Ministerio de Economía en Ministerio de Agricultura, Industria y Comercio, del cual se hizo cargo el radical-socialista Marcelino Domingo, partidario de dar tiempo al tiempo demorando la presentación del nuevo proyecto de reforma agraria, que finalmente y por tercera vez, llegó a las Cortes el 24 de mayo de 1932.

Esta tercera versión era más moderada que la segunda, al objeto de hacer posible su aceptación por las oposiciones, que en cierto modo se habían visto potenciadas por la salida de Lerroux del consejo de ministros, por tanto, no fue extraño que las discusiones parlamentarias se prolongaran durante cuatro meses, con intervenciones que rayaban lo absurdo. Todo lo cual contribuye a realzar la trascendencia del tema, hasta que en 1936 fue una de las cuestiones irresueltas. Reiteradamente había que volver sobre la ley de reforma, para transfigurarla en función de las fuerzas dominantes en cada momento.

La discusión habría sido más larga, e incluso esterilizada por el Partido Agrario, de no haberse producido la insurrección militar de Sanjurjo, el 10 de agosto de 1932 en Sevilla; este hecho, volvió a unir los sentimientos de los republicanos y socialistas al nivel del 14 de abril de 1931. Esta circunstancia hizo que Azaña interviniera personalmente en las Cortes del 16 de agosto de 1932, en la que resolvió el conflictivo asunto de la expropiación sin indemnización de las tierras de la grandeza de España y de todas las procedentes de los antiguos señoríos jurisdiccionales. Finalmente, el 9 de septiembre de 1932 se sometía a votación el conjunto del articulado, que se aprobó por 318 votos contra 19.

Esta ley estuvo en vigor desde la fecha de su publicación 21 de septiembre de 1932 hasta el 31 de diciembre de 1934. Durante este periodo, todo fueron trabas burocráticas dada la complejidad de la Ley, dejaba a las comunidades de campesinos la decisión de si la reforma había de tener un carácter individualista o colectivo, la tardanza en organizar el IRA, que no se organizó hasta la segunda mitad de 1933, sin olvidar la depresión económica mundial y la ineptitud de algunos junto a la resistencia de los propietarios,  fue creando un clima de enfrentamientos que impidieron llevar a cabo los objetivos de la reforma.

Para hacernos una idea de incumplimiento de los objetivos durante este periodo, sólo basta con visualizar el dato que aporta el Instituto de Reforma Agraria.

Expropiaciones:                                       Ocupaciones:  Total:

Nº de fincas               468                               61                   529

Extensión en Ha.  89.133                        27.704             117.837

Nº de asentados     8.609                          3.651              12.260

Lo realizado no correspondió a las esperanzas que los campesinos habían puesto en la aplicación de la Ley, que había previsto asentar un mínimo de 60.000 campesinos anualmente.

Puede además añadirse que, cuando la reforma comenzaba a realizarse, después del inevitable tiempo empleado en su preparación, en 1933 quedó casi totalmente paralizada por el resultado de las elecciones de noviembre de 1933, que dieron el triunfo a la coalición de los Radicales-CEDA. Más tarde, como consecuencia de la revolución de octubre de 1934[1], la reforma quedo “de facto” en suspendo, pues desde entonces no se realizaron más expropiaciones.

Con la caída del gobierno Azaña en septiembre de 1933, que había de dar paso al primer gabinete de Lerroux, la política agraria de la República inició paulatinamente su cambio de signo, hasta hacerse –en julio de 1935- descaradamente contraria a los propósitos fijados en la ley de 1932.

Durante los gobiernos de Lerroux, el IRA siguió ocupando tierras, el relativo progreso de la reforma se debió también al hecho de que hasta octubre de 1934 se mantuvo la presión de los socialistas en las Cortes y el propio IRA.

Después de la entrada de los hombres de la CEDA en el gobierno, con ocasión del tercer gabinete de Lerroux (4 de octubre de 1934), la violenta reacción que se produjo por parte de los socialistas, empezó a cambiarlo todo. La cartera de Agricultura recayó en el cedista Manuel Giménez Fernández, hombre fundamentalmente bueno y más sinceramente republicano y progresista dentro de su partido.

La obra de este ministro duró tan sólo ocho meses –hasta mayo de 1935- esta obra puede resumirse en tres disposiciones: ley de 21 de diciembre de 1934 sobre los yunteros de Extremadura, decreto de 9 de enero de 1935 sobre aplicación de la base 9ª de la ley de 1932, y ley de arrendamientos rústicos de 15 de marzo de 1935. Esta última fue la que provocó mayores problemas para su aprobación. Básicamente lo que perseguía era la actualización de la del anterior ministro Del Río, según el cual los arrendatarios tendrían derecho a exigir a los propietarios la venta de sus tierras después de doce años de arrendamiento ininterrumpido. La oposición más fuerte vino de los tradicionalistas, pero incluso de los propios cedistas que atacaron el proyecto, hasta el punto de eliminar el artículo referente a el acceso de los arrendatarios  a la propiedad; al tiempo que redujeron de seis a cuatro años el plazo mínimo de los arrendamientos y que suprimieron de “facto” la posibilidad de ejercitar los derechos de tanteo y retracto. De este modo, el resultado final, la Ley de 15 de marzo de 1935, fue una gran decepción.

El seis de mayo de 1935 y hasta finales de año el Ministerio de Agricultura fue dirigido por Nicasio Velayos y Velayos, miembro del Partido Agrario y muy vinculado a la CEDA, presentó a principios de mayo un proyecto de revisión de la ley de 9 de septiembre de 1932. Con un Parlamento del que se habían retirado los socialistas, el proyecto tropezó desde el principio con varias diatribas, pero con escasa oposición cuantitativa.

El proyecto se elevó a ley el 1 de agosto de 1935. Suponía una autentica contrarreforma agraria dentro de la República. En primer término, se establecieron fuertes excepciones a la relación de tierras expropiables que figuraban en la base 5ª de la ley de 1932; lo que virtualmente venía a significar la reducción sustancial del área de tierras expropiables. Entre esas excepciones, las más importantes fueron las tierras situadas a menos de dos kilómetros de los pueblos, sobre las que los socialistas habían tenido un mayor interés, para satisfacer con ellas las ansias de los campesinos individualistas, lo que habría permitido crear explotaciones colectivas en las tierras más alejadas de los pueblos.

Por otra parte, se suprimió el inventario de fincas expropiables, que era la base del trabajo del IRA. Se derogaron además las expropiaciones sin indemnización de los señoríos y de las tierras de la grandeza, y se anularon las ya realizadas.

La ley de 1935 venía a representar una gran lentitud en la realización de la reforma que casi venía a desistir de ella.

Los únicos preceptos positivos fueron la facultad de expropiación forzosa, previa declaración de “utilidad social”, y la creación de los “patrimonios familiares insecuestrables”  ya previstos en el artículo 47 de la Constitución. Especialmente fue importante la expropiación por razones de “utilidad social” que, por su amplia discrecionalidad a efectos de interpretación, habría de ser la base de la mayor superficie de expropiaciones y ocupaciones de tierra por el IRA durante los cinco meses del gobierno del Frente Popular.

La contra reforma tuvo escasa vigencia, los escándalos del ”Straperlo” y el asunto “Taya-Nombela” precipitaron la crisis de la coalición CEDA-Lerroux.

A los pocos meses se producirían las elecciones de febrero de 1936 y la tragedia de la guerra civil.

[1] Salieron del Gobierno los socialistas y entró la CEDA.

BIBLIOGRAFÍA

Archivo Histórico Municipal de Villacarrillo.

Antonio Mechán, “El Proyecto de Reforma Agraria de la Comisión Técnica Agraria de 1931”

Archivo Histórico Nacional.

Aurora Bosch, Ugetistas y Libertários.Guerra Civil y revolución en el País Valenciano, 1936-1939, Instituto Alfonso el Magnánimo, Valencia 1983, p.372                                                                                   

Boletín Oficial de la Provincia de Jaén

Centro de estudios de Castilla -La Mancha.

  1. Malefakis, “Reforma Agraria

Evellin Dillge Mischun, “La Política Agraria de los Gobiernos Republicanos del Primer Bienio”.

Francisco Ruiz Sánchez ,“El proceso Colectivizador en Huelma durante la 2ª República”.

Frank Mintz, La autogestión en la España revolucionaria, La Piqueta, Madrid 1977, p.153-164.  

Fundación Pablo Iglesias

Gaceta de Madrid

Historia de la UGT.

  1. M. Santacreu Soler, “Legislación y comercio exterior en la España republicana. 1936-1938”,

Luis Garrido González, “Colectividades Agrarias en Andalucía: Jaén (1931-1936)

Manuel Azaña, Diarios 1932-1933. “Los cuadernos Robados

Manuel Vicent Balaguer; “Revista de estudios Libertarios nº 9”.

Ramón Tamames, “Historia de España Alfaguara VII”, “La República

Rosa Sepúlveda. Incautaciones de fincas urbanas en Albacete durante la guerra civil .

Anuncios

LA REFORMA AGRARIA Y EL PROYECTO COLECTIVIZADOR EN VILLACARRILLO. (Primera parte)

 

DSC01240

INTRODUCCIÓN

 El estudio del proceso revolucionario español, iniciado en julio de 1936, se ha convertido en una sucesión de tópicos que lo han reducido a la simplicidad por no hacer uso de la empatía con los protagonistas del movimiento revolucionario de aquel momento; unas veces por la inquina ideológica de quienes fueron adversarios de un proceso de transformación social que superaba cualquier otro iniciado en el mundo, y otras, por el inmovilismo que representaba haber alcanzado una democracia que se demostró insuficiente para una gran parte de la población.

Con la llegada de la segunda República, llegan muchas esperanzas a los jornaleros que aspiran a una mejor vida.

Los nuevos dirigentes deseaban una reforma progresiva de la España atrasada en que se vivía, reforma que les llevara hacía la libertad deseada y hacia la propiedad de los medios de producción que les había estado negada hasta ese momento.

En el Gobierno Provisional instaurado el 14 de Abril de 1931, el Partido Socialista  estaba representado por tres Ministerios, Indalécio Prieto (Hacienda), Fernándo de los Ríos (Justicia) y Francisco Largo Caballero (Trabajo); teniendo el PSOE en sus manos los ministerios clave para las reformas sociales del programa de gobierno.

Hasta la promulgación de la Ley de Reforma Agraria, el 9 de septiembre de 1932, el gobierno va elaborando una serie de Decretos preparatorios a la citada Ley  que son los siguientes:

Decreto del 28 de Abril de 1931,  promulgado por el Ministro de Justicia del Gobierno Provisional. Mediante este decreto:

  • Se prohibía a los propietarios de tierras que echaran a los campesinos que arrendaban las mismas.

Con respecto a las tierras arrendadas, los propietarios pretenden recuperarlas ya que temían  que la Reforma Agraria les dejara sin ellas; ante esto, el día 29 de abril de 1931, se promulga un nuevo Decreto;  con el que  se evitaba la expulsión de tierras arrendadas cuya renta no excediera de 1.500 pesetas anuales, a menos que se tratara de deudas pendientes de pago. De esta manera se evitaba la cancelación masiva de contratos de arrendamiento por parte de los propietarios.

A los arrendatarios que abandonaran voluntariamente  sus tierras, se les dio el derecho de exigir el pago de cualquier mejora necesaria que hubieran realizado en ellas.

  • Se aplicaba también a los jornaleros las jornadas de 8 horas ya conseguidas por los obreros industriales.

Para obligar a los propietarios a dar trabajo e los braceros, el Gobierno publica el  Decreto el 7 de mayo de 1931, sobre  laboreo forzoso:

Este decreto determinaba que la tierra que no fuera cultivada como de costumbre, fuera obligatoriamente trabajada por obreros del campo a cuenta del propietario.

Para dirimir las cuestiones suscitadas en aplicación de los anteriores decretos, mediante el  Decreto del 7 de mayo de 1931,  “se crean los Jurados Mixtos  introduciendo en la agricultura comisiones  paritarias que al igual que la industria se convirtieron en instituciones de arbitraje para los conflictos colectivos, salarios y condiciones de trabajo

Según su composición, había tres clases:

  1. a) Jurados Mixtos del Trabajo Rural, constituidos por patronos y Sociedades Obreras para reglamentar las condiciones del trabajo agrícola.
  2. b) Jurados Mixtos de la Propiedad Rústica, compuestos por los representantes de las asociaciones, tanto de propietarios de tierras, como de arrendatarios, para reglamentar las relaciones entre estos dos grupos.
  3. c) Jurados Mixtos de la Producción y las Industrias Agrarias, estos jurados se dieron en zonas industriales y capitales de provincia; por lo tanto, poco tienen que ver en el caso que nos atañe.

Las tareas principales de los Jurados Mixtos, eran el control del cumplimiento de las Leyes Laborales, la negociación de las condiciones de trabajo, de salarios, y de las condiciones de arrendamiento así como de la mediación en casos conflictivos.

Las infracciones contra decisiones tomadas por el Jurado Mixto podían traer consigo multas de hasta 1.000 pesetas; pero también había la posibilidad  de entablar recurso contra decisiones tomadas por el Jurado Mixto, dirigiéndose al Ministerio de Trabajo.

En Villacarrillo, en sesión  del Pleno Municipal del día 9 de Julio de 1932, se acuerda sacar un concurso para buscar un edificio en alquiler para los servicios del Jurado Mixto del Trabajo Rural y Oficina del Trabajo, para lo que se dispone de 1.500 pesetas; el domicilio del Jurado Mixto estuvo situado en la  Avenida del 14 de Abril nº 40, (hoy La Feria).

El conserje del Jurado Mixto era Francisco Marín.

 El día 19 de mayo de 1931, el Ministerio  de Agricultura publica un nuevo Decreto llamado de los Arrendamientos Colectivos.

Contempla el Decreto, la posibilidad de Arrendamientos Colectivos, que amparaba y ayudaba a las sociedades obreras a concertar contratos de arrendamiento de tierras; las tierras seguirían siendo propiedad  de su dueño al que pagarían una renta anual, apareciendo el Ayuntamiento como garante.

“Las sociedades obreras debían tener prelacción sobre personas individuales en lo que respecta a los arrendamientos de grandes terrenos agricolamente explotables”.

Esta disposición sólo era válida para contratos nuevos de arrendamiento o por renovar, y no  para tierras que fueran cultivadas por el arrendatario individual.

Por consiguiente, este decreto estaba dirigido sobre todo contra el subarriendo, altamente difundido en el sector latifundista.

Para proteger al obrero en caso de accidente o enfermedad, se publica el Decreto del 12 de Junio de 1931, sobre accidentes de trabajo; por el que se obliga al contratante a suscribir un seguro de accidentes de trabajo, lo que significaba mayor coste para el empresario.

Decreto 11 de Julio de 1931, se establece la jornada de trabajo de 8 horas, y no de “sol a sol”, lo que significa que las horas de trabajo que superen las ocho horas sean pagadas como extraordinarias.

  • Se obligaba a contratar para el trabajo de las tierras a jornaleros del propio municipio.

 Lo  que perseguía este Decreto, era obligar  a los terratenientes a contratar a obreros locales, sin posibilidad de excluirlos por razón de ideas y comportamiento político de los mismos.

Lógicamente, este Decreto fue fuertemente rechazado por terratenientes y conservadores.

Para ello, en Villacarrillo y en la mayoría de los pueblos se crea una bolsa de trabajadores, a la que los patronos deben acudir obligatóriamente, eligiendo libremente los trabajadores previamente inscritos en dicha bolsa.

La circunstancia de elección libre de obreros dentro de la bolsa de trabajo, traía consigo el que los obreros más señalados políticamente, no salieran a trabajar.

Esto ocurre hasta que el  4 de Junio de 1932, en que a  propuesta del Ayuntamiento de Arjona, el Pleno de Villacarrillo se adhiere al documento enviado por aquél y dirigido al Ministerio de Trabajo y Previsión, al objeto de que se dicte una disposición por la cual sea anulada la clausula segunda de las condiciones generales de las Bases de Trabajo aprobadas para la provincia de Jaén, con el fin de que los obreros no puedan ser elegidos libremente de la Bolsa de Trabajo por los patronos; sino que sean sacados por orden riguroso de numeración, según estuviesen inscritos en dicha bolsa, esto conllevaba a que algunos patronos tenían que conformarse con los trabajadores que les tocaran del turno de la lista.

 Se obligaba a los propietarios a cultivar las tierras bajo amenaza de confiscación.

Con esta disposición el gobierno pretendía «impedir que los propietarios sabotearan la reforma agraria dejando de cultivar las tierras».

 Decreto 18 de Julio de 1931, sobre la prohibición de régimen de reparto de jornaleros parados durante las crisis de trabajo.

El problema clave de la reforma, es determinar o diseñar cuales son las tierras afectadas por la Reforma Agraria. Para elaborarlo, el gobierno, crea una Comisión Técnica formada por expertos; concrétamente, en la Base 5ª, que es la que contiene los criterios principales que se refieren a las tierras afectadas por la reforma.

Se establece que, queda sujeta la propiedad rústica de la naturaleza agrícola que se detalla que excediere de los siguientes tipos:

1º.- Terrenos de secano.

  1. a) Las dedicadas al cultivo herbáceo de alternativa: 300 Ha.
  2. b) Terrenos dedicados al cultivo arbóreo, en especial olivo: 200 Ha.
  3. c) Terrenos dedicados al cultivo de la vid: 100 Ha.
  4. d) Dehesas de pasto y labor o de puro pasto: 400 Ha.

2.- En regadío: Terrenos comprendidos en las grandes zonas regables merced a obras realizadas con el auxilio del Estado: 10 Ha.

3.- Todas las demás tierras: Cuando la renta catastral exceda de 10.000 pesetas.

A La Comisión Técnica, no propone en la Reforma agraria expropiar las tierras a sus propietarios, sino la ocupación por los campesinos y la redistribución de las mismas a cambio de un canon o renta. De esta manera, el propietario mantenía la nuda propiedad sin quedarse sin ella, y de paso saldría más barata al Estado, por que evitaba el gasto de indemnizaciones por la expropiación.

En la Base 3ª se dice.- Para llevar a cabo este proyecto de la Comisión Técnica; se crea el Instituto de Reforma Agraria; “Órgano encargado de transformar la Constitución Agraria Española”, dotándola de personalidad jurídica y además se regulan otros órganos de la reforma, como son, las Asambleas Locales y las Comunidades de Campesinos.

Las Asambleas Locales, son las encargadas prácticamente de llevar a cabo la reforma.

Bajo la jurisdicción del Instituto de Reforma Agraria, quedan los campesinos constituidos en Comunidades que se formarán por unidad de asentamiento, dentro de cada municipio, a fin de que ellas tengan la misión de ordenar y regir la explotación que se establezca.

La misma base 3 contempla; “Las Comunidades de campesinos o sus individuos componentes podrán formar asociaciones, sindicatos, o equipararse en cualquier otra forma de cooperativa de compra o tenencia en común, a fin de adquirir y conservar los medios de explotación necesarios”.

La determinación de los individuos que reúnen las condiciones para ser incluidos en el cupo anual de asentamientos del Municipio, corresponde a las Juntas Locales”.

Para llevar a cabo financiéramente la reforma, la misma base 3ª añade; “El Instituto de Reforma Agraria, dispondrá de una dotación inicial de 10.000.000 pesetas y las reservas que dicho I.R.A. acumule, pudiendo ser objeto de sucesivos aumentos”.

SL”

LA CASA DE C/ VANDELVIRA

DSC01163

Hoy toca comentar sobre la fachada de la casa de la calle Vandelvira junto a la Plaza Juan XXIII. Esta casa de la familia Tudela, recientemente comprada por otra familia, realizando obras de rehabilitación para sus necesidades, “picó” el revestimiento de la fachada, apareciendo bajo él un muro de mampostería careada, (como casi todas las fachadas de su época), aunque junto al alero, en algunas zonas hubiera mezcla de distinto material, fácilmente sustituible por piedra, “si este fuese el deseo de los nuevos propietarios”.

Bastantes ciudadanos consideramos acertado que, dado la ubicación de la misma, (junto a la casa de Millan, Iglesia Parroquial, Plaza Juan XXIII, y resto de edificios), se procurara integrarla  en el conjunto de edificios de piedra vista que la rodea. (excepto el edificio de viviendas que le linda por la derecha).

Pero al igual que el dicho popular, “con la Iglesia hemos topado” o “llegó Gil y apagó el candil…”,  …en este caso, “con el Ayuntamiento hemos topado”.

El Ayuntamiento, sin entrar a analizar la posibilidad de sugerir a la propiedad la posibilidad de dejarla de piedra vista, ha aplicado el “Catálogo de Bienes de Interés Cultural”, y por tanto, la fachada había que dejarla como estaba; enfoscada y pintada de blanco, ante esta solución, muchos nos preguntamos …Si el catálogo pretende que los edificios catalogados vuelvan a tener el aspecto que antaño tenían, aunque exista la posibilidad de mejorar e integrarlos en el entorno…

…Los que ya vamos siendo mayores, le recordamos al Ayuntamiento que las casas de Millán, Rubiales, Sacristía de la Asunción, etc, e incluso la casa Consistorial, antaño estaban enfoscadas y blanqueadas; por tanto,  ¿en el momento que soliciten sus dueños algún tipo de licencia deberían recuperar de nuevo su antiguo aspecto?. …Ya cuento con la respuesta de que el renombrado Catálogo aprobado en 2005, no tiene efectos retroactivos; pero…pienso que nuestros gobernantes y sus técnicos, deberían aportar soluciones para integrar estas fachadas (cuando aparezcan) en el entorno donde se ubican; para aplicar lo que indica el Catálogo no hay que calentarse la cabeza, basta con que “cualquiera lo lea”, …para ese viaje no se necesitan alforjas.

Los catálogos, normativas, decretos, planes, veredictos, sentencias, laudos, decisiones, dictámenes, arbitrajes, ordenanzas, reglamentos, mandato, etc, etc, tienen diferentes puntos de vista y esos diferentes puntos de vista, dan lugar a la evolución y adaptación de los citados sinónimos.

Sl2

ANTE LA OPOSICIÓN DE LA CORPORACIÓN A LAS PINTURAS DE C/ Regente Molina Valero

La actuación que se pretende realizar no altera los elementos básicos, como dice el autor del informe técnico, pues todos los edificios tienen elementos básicos comunes entre sí. Los siguientes elementos de un edificio son comunes a todos: Cimientos, estructura, y dentro de esta, forjados, pilares, vigas, muros de carga, cubierta, etc, y muros exteriores que son los que dan al edificio su apariencia, además de trabajar con la estructura soporte; por tanto las actuaciones pretendidas ni alteran los elementos básicos y menos supone una notable pérdida para el edificio..
El artículo 10 del catálogo: entre otras cosas dispone;
“Los servicios técnicos municipales, a la vista de lo alegado, informaran si procede o no la aceptación de lo alegado, elevando en tal sentido propuesta motivada de resolución al Alcalde para que resuelva lo pertinente”.
Por tanto el servicio técnico del Ayuntamiento debe limitarse a elevar al Alcalde su informe pero éste, no debe ser “condición sine qua non” para que el Alcalde resuelva. La normativa no debe constituir una barrera que impida el desarrollo del arte, salvo en los casos en los no quepa más arte que el existente19402238_378577759204903_2721229234488727150_o.
En este punto quisiera decir, que leyendo a Luís Bolorio, “História Sencilla del Arte”; el caso que nos ocupa, encaja perfectamente en que el paramento firme de la pared que nos ocupa, tiene una fuerza expresiva que puede (y debe)ser secundada y subrayada por la decoración mural y de este conjunto de expresión arquitectónica surgen todas las características generales de la pintura.
Toda decoración que complemente la superficie plana y rotunda del cerramiento, potencia el carácter arquitectónico de la fachada y, sobre todo, del ambiente limitado por él.
Todo lo que está pintado en la pared, no sólo está efectivamente en la pared, sino que es la pared.
La sensibilidad no puede admitir que la pared represente cosas que están más lejos o más cerca y que por tanto, todas las figuras – humanas o no – representadas en el mural, están o actúan en la superficie plana adaptándose plenamente en ella, sin tratar de salirse de sus dimensiones.
Al contemplar estas pinturas, sentimos el equilibrio de las formas, la ordenación de las trazas, el ritmo de los distintos elementos, como virtudes pictóricas buscadas con empeño y sensibilidad.
La pintura se hace para valorar la superficie en que se realizan; en este caso, reciben del muro plano su carácter y responden al mismo criterio existencial, no está concebida como volumen, sino como textura enriquecedora del plano.
El Equilibrio y el sentido decorativo señalado en la composición del mural como cualidad superior de los valores descriptivos, se dá, también en el colorido, que busca la entonación y distribución de pintura plana e intensa.
Las leyes, normas, catálogos y demás legislación, son herramientas que de nada sirven para juzgar y menos sentenciar el arte; y el hecho de que en Villacarrillo no existen ni han existido pinturas murales, no es suficiente para justificar que no las haya “por siempre jamás”. Si Villacarrillo, aparte de su gran obra de Vandelvira y calle la Feria hasta Prior Pellón y otros puntos, tuviera otros atractivos complementarios (como las pinturas de este edificio), seguro que sería otro aliciente más para los que nos visitan, ¿cuesta tanto hacer el experimento?, o vamos a conformarnos con que el pueblo siga languideciendo… merece la pena arriesgar o como se dice en el mundo “Yuppy”, innovar o el conocido refrán de, … camarón que no nada…etc.
Por cierto y salvando las distancias artísticas, …os recuerdo lo del eccehomo de Borja; ¿alguien podía imaginarse la publicidad y beneficios turísticos que ha y sigue generando?….La misma polémica que se está generando con las pinturas de Villacarrillo ya le está dando publicidad a la ciudad; …pensemos si esto es la oportunidad, …el riesgo merece la pena.

SL2

EL TRÁGICO 12 DE SEPTIEMBRE DE 1936

Hace unas semanas en la revista digital Argentária, que dirige Toni Pérez Fernández, hacía referencia con motivo de la construcción de la futura autovía, del traslado de la cruz que conmemora los tristes asesinatos cometidos en la madrugada del 12 de septiembre de 1936.

Es labor del investigador el dar a conocer los sucesos acaecidos a lo largo del tiempo a través de  documentos orales y escritos.

Es esta ocasión tan dolorosa, sólo me voy a ceñir a dar a conocer los testimonios que obran en los archivos a través de los procesos sumarísimos de urgencia incoados al final de la guerra civil, sin entrar en otras valoraciones.

Pido disculpas a las personas que de alguna manera puedan sentirse molestas por este documento que sólo pretende dar a conocer los hechos que (el próximo día 12 se cumplirán 81 años), tantas décadas han permanecido  ocultos.

DSC_0194

A primeras horas del día 12 de septiembre de 1.936, alegando el Alcalde Diego Marín González, amenazas a punta de pistola[1] por los milicianos Alfonso Gómez (a) “El Cuesco” y Martín Jodar (a) “Martinico”, firmó la orden de libertad del sacerdote Francisco Palomares Vilches, el médico de Iznatoraf Juan Lamarca Torres y el tabernero Andrés Martínez Ortega, que fueron asesinados en la carretera de Úbeda a la altura del  Cortijo Alto.

Según declaraciones de Antonio Bravo Abellán (a) “el moño”, en su proceso sumarísimo de urgencia.

Encontrándome sobre las doce de la noche en la casa de prostitución de “Las Loteras”, se presentaron Alfonso Gómez Muñóz (a) “el Cuesco” y Lisardo Miras (a) “Monini” diciéndome que preparara el coche para hacer un viaje a Jaén;  al poco rato, me dirigí al Casino Republicano a recoger a los pasajeros, encontrando allí  a todos los que después participaron en los asesinatos.

 …Con ellos estaban tomando copas también, el secretario del Ayuntamiento, D. Augusto Serrano Montaner y Antonio Muñoz Cayuelas (a) ”Perigallo”.

…A las tres de la mañana, marcharon su vehículo, ocupado por “Monini”,  “Mancheguico” y “Cascabel”, “Marchena” y “Canastero”, estos dos últimos no se apearon del vehículo a presenciar los asesinatos.

Que al regresar al pueblo, se dirigió al local de Frente Popular, encontrándose a Antonio Muñóz Cayuelas, al que pregunto, por qué no le había dicho la verdad del viaje, a lo que contesto “que no se lo podía decir a nadie, y que dijera que los asesinos eran tres de Úbeda”.

Según declaraciones del chofer Francisco Martínez Garvín (a) “Pajarete”, en el Procedimiento Sumarísimo de Urgencia nº 21.037,

del Casino Republicano, partió para la cárcel del Partido sito en la Iglesia de las Monjas, en el que iban Alfonso Gómez Muñoz (a)“El Cuesco” y Martín Jodar(a) “Martinillo”, a los que el oficial de prisiones Ramón González Gallego  les entregó  a los presos asesinados.

…que supone, que la orden de entrega de los presos fue dada por el alcalde Diego Marín González.

…Que al llegar al Cortijo Alto a seis kilómetros de Villacarrillo en dirección a Jaén, el “Cuesco”, mandó parar los vehículos y se apearon todos menos “Marchena” y “Canastero”, siendo fusilados, primero el médico, seguidamente el sacerdote y por ultimo Andrés Martínez; dejándolos tirados en la cuneta de la carretera y  regresando al pueblo, no denunciando los hechos por temor.

…Que los autores materiales de los crímenes perpetrados en las personas de D. Juan Antonio Lamarca Torres, D. Francisco Palomares Vilches y de D. Andrés Martínez Ortega, fueron Lisardo Miras (a) “Monini”, Francisco de la Paz (a) “Cascabel”, Cándido Rivero zamora (a) “Mancheguillo”, Alfonso Gómez Muñóz (a) “Cuesco” y Martín Jodar(a) “Martinillo”.

,,,Que todos los relacionados llegaron a disparar a excepción de (a) Marchena y el “Canastero” que no se apearon del vehículo.

…Que lo manifestado le consta, por haber presenciado el hecho ya que él fue el conductor de uno de los vehículos.

En declaración de Cándido Rivero Zamora (a) “Mancheguillo” ante el Servicio de Investigación de Falange Española y de las JONS, en su proceso sumarísimo manifiesta:

…Que en unión de Manuel Granados Muñoz (a) “Marchena”, Alfonso Gómez Muñoz (a) “cuesco”, Martín Teruel Jodar (a) “Martinillo”, (ambos difuntos), Francisco de la Paz (a) “cascabel”, Lisardo Miras Pérez “Monini”, marcharon y llevaron conducidos a las víctimas al sitio denominado Cruce de la Carretera del Teatino, siendo los coches conducidos por Antonio Bravo Abellán (a) El Moño y Francisco Martínez (a) Pajarete; y que llegaron al sitio antes indicado, apeándose primero “El Cuesco” y el médico D. Juan Antonio Lamarca Torres, después Francisco de la Paz “Cascabel” y Martín Teruel “Martinillo” y el sacerdote D. Francisco Palomares Vilches y finalmente Martínez Ortega, y seguidamente el que declara Cándido Rivero Zamora (a) “Mancheguillo” y por último Lisardo Miras (a) “Monini”.

…Que el primero que disparó fue Alfonso Gómez Muñoz (a) Cuesco, sobre el señor Lamarca dos tiros de pistola, otros dos tiros de escopeta disparó “Cascabel”, y posteriormente Lisardo Miras “Monini”, disparó contra el señor Antonio Martínez Ortega un tiro de pistola al abrir la puerta del automóvil, quedando muerto y después disparé yo el declarante Cándido Rivero Zamora “Mancheguillo” un tiro de escopeta sobre el sacerdote Palomares y sobre Martínez que se hallaban juntos tendidos en el suelo.

…Después nos trasladamos a Villacarrillo, llegando al cuartel de Milicias Rojas, sitio donde hoy está instalada la Comandancia Militar y allí José Suarez (a) “Chuchero”, los esperaba en unión de Luis (a) “El Vivo” y José Gómez Muñoz (a) “Cuesco”, para celebrar con unas copitas de anís el hecho que acababan de realizar.

…Después se acostaron en el cuartel y al levantarse fueron al local donde estuvo instalado Unión Republicana, (hoy local de falange Femenina) y pidieron unas botellas de cerveza, siendo pagadas por los vecinos de esta población Francisco Torres Martínez (a) “Madrileño” y Miguel Bravo León.

…Después sabe que los cadáveres fueron levantados por el Juzgado de Instrucción, así como que este asunto, a pesar de ser de dominio público, no les molestaron para nada las autoridades locales.

En declaración de José González Soto (a) “Rotana” ante el Servicio de Investigación de Falange Española y de las JONS, en su proceso sumarísimo manifiesta:

…Que a las diez y media de la mañana del día del asesinato, se presentó en la Inspección de Policía, de la que era inspector, un chofer forastero manifestándole que un poco más abajo del cruce que hace el camino  del Teatino con la carretera que va a Úbeda había tres cadáveres.

…Que inmediatamente puso el hecho en conocimiento del Alcalde; y este le ordenó que se trasladase al citado lugar y viese lo que allí había; una vez allí se encontró efectivamente tres cadáveres que no pudo identificar por el estado en que estaban.

…Que en dicho lugar, se encontró al vecino de esta Juan Antonio Cruz Lorite y otras personas que no recuerda, a los que rogó se quedasen guardando los cadáveres mientras el volvía a Villacarrillo a informar al Alcalde y comunicar al Juzgado de Instrucción lo que había visto; así lo hizo e inmediatamente regresaron el Juez, el Secretario y el Oficial del Juzgado Esteban Medina León al sitio donde yacían los cadáveres, procediéndose a su levantamiento y su traslado al cementerio de Villacarrillo.

…Que el Chofer llamado Antonio Bravo Abellán, le manifestó que los asesinos habían sido Alfonso Gómez Muñoz (a) “Cuesco”, Martín Teruel Jodar (a) “Martinillo” (ambos fallecidos), Manuel Granados Muñoz (a) “Marchena” y Cándido Rivero Zamora (a) “Mancheguillo”, aunque de este último no tiene seguridad.

Como consecuencia de estos asesinatos, y para evitar otros, el Ayuntamiento  nombró un Comité de Guerra para investigar lo sucedido, que no dio ningún resultado, como así el 19 de Septiembre se comunica al Juez de Instrucción:

que ha resultado infructuoso las pesquisas realizadas en averiguación de los autores de la muerte de D. Juan Antonio Lamarca, D. Francisco Palomares y Andrés Martínez.

SL2

[1] Declaraciones de Diego Marín en su proceso sumarísimo que se le siguió  al acabar la contienda.

 

El ALZAMIENTO NACIONAL (para unos) y GOLPE DE ESTADO (para otros) EN VILLACARRILLO (II)

36 pag 202.1

El 26 de julio de 1936, se recoge en Baeza para su traslado a la prisión de Villacarrillo a Antonio García Ruíz-Olegario y se solicita al Jefe de la Prisión que remita relación de detenidos gubernativos que se encuentren en la cárcel.

El 28 de Julio de 1936, el Alcalde en funciones Blas Martinez de la Torre, (a)”Melocotones”, firma la orden (con registro de entrada nº 1395) de traslado de presos a la cárcel de Jaén, donde la mayoría de ellos fueron trasladados a la Catedral  y posteriormente el 12 de Agosto con motivo de su trasladados a la cárcel de Alcala de Henares, fueron asesinados en Villaverde en el llamado “tren de la muerte”.

La orden al Jefe de la prisión Jose Manresa (militante de Izquierda Repeblicana), dice asÍ:

El jefe de la cárcel se servirá entregar a la fuerza del ejército que se presente a recoger a los detenidos gubernativos de ese Deposito Municipal, que se hallan a disposición de mi autoridad, para ser conducidos y entregados al exmo. Señor Gobernador Civil de la provincia, cuyos nombres se expresan a continuación:

01.- José Herrera Cano                                Fusilado en Mancha Real

02.- Rogelio Rodero Mataran                     Fusilado en Villaverde

03.- Antonio Nájera Garcia                         Fusilado en Villaverde

04.- Francisco Soto Montañez                    Fusilado en Villaverde

05.- Isidro Martinez Sanchez                      Fusilado en Villaverde

06.- Antonio Martinez Sanchez                  Fusilado en Villaverde

07.- Francisco Mora Soto                            Fusilado en Villaverde

08.- Francisco Marmol Martinez                 Fusilado en Villaverde

09.- Cristobal Moreno Hidalgo                   Fusilado en Villaverde

10.- Domingo Ramirez Roman                   Fusilado en Villaverde

11.- Antonio del Real Fernandez                Fusilado en Villaverde

12.- Juan Lara Pardo                                   Aparece Tachado

13.- Matias Pastor Orozco                           Fusilado en Villaverde

14.- Damian Sares Martinez

15.- Leoncio Mirones Morillo                     Fusilado en Villaverde

16.- Antonio Garcia Orozco                        Fusilado en Villaverde

17.- Francisco Parra Luna                           Fusilado en Villaverde

18.- Alfonso Ruiz de la Torre                     Fusilado en Villaverde

19.- Adrés Ruiz de la Torre                         Fusilado en Villaverde

20.- Juan Mora Jorquera

21.- Fernando Pulido Jorquera                    Fusilado en Villaverde

22.- Luís Martínez de la Torre                     Fusilado en Villaverde

23.- Pedro Gallego Mota                             Fusilado en Villaverde

24.- Alfonso Pulido Jorquera                      Fusilado en Villaverse

25.- Antonio Cruz Ruiz                               Fusilado en Villaverde

26.- Juan Cruz Ruiz

27.- Antonio del Arco Coronado                Fusilado en Villaverde

28.- Miguel Ruiz Garcia                              Fusilado en Villaverde

29.- Manuel Moreno de la Paz                    Fusilado en Villaverde

30.- Marcos Moreno de la Paz

31.- Francisco Moreno de la Paz

32.- Antonio Moreno de la Paz

33.- Alfonso Martinez Quevedo

34.- Vicente Marin Ballesteros                    Fusilado en Villaverde

35.- Antonio Garcia Ruiz                            Fusilado en Villaverde

36.- Manuel Rubiales Poblaciones

37.- Manuel Mora Quesada                         Fusilado en Villaverde

38.- Ignacio Valenzuela Urzaiz       Salvado al hacerse pasar por francés

De este listado sólo se se salvaron de morir en Villaverde:

José Herrera Cano

Juan Lara Pardo

Juan Mora Jorquera

Juan Cruz Ruiz

Marcos Moreno de la Paz

Francisco Moreno de la Paz

Alfonso Martinez Quevedo

Manuel Rubiales Poblaciones

Ignacio Valenzuela Urzaiz

D. Juan Lara Pardo es tachado de la lista, ya que se había efectuado un registro en su casa y no se había encontrado nada; es puesto en libertad.

El párroco D. José Herrera Cano, quedó preso en Jaén y fue fusilado en Manchareal como represalia  tras el Bombardeo de la ciudad de Jaén-

Ignácio Valenzuela Urzáiz, se salvó de morir en Villaverde al hacerse pasar por ciudadano fracés.

En Jaén a se añadieron a la lista de fusilados: Antonio García Ruiz-Olegário y Manuel Marín León.

El 29 de Julio de 1936, en vista de lo ocurrido y la incapacidad del F.P. para frenar a las masas; y que dicho F.P. no tenía delimitada su esfera de acción, y solo estaba reconocido políticamente, pero no oficialmente, éste, se planteó dejar de actuar y que desapareciera y asumiera toda la autoridad y  responsabilidad el Ayuntamiento; a tal efecto se hicieron gestiones desde ese mismo día entre algunos miembros del Frente Popular, para presentar la dimisión, cosa que se hizo el mismo día 29 de Julio,  con su presidente Joaquín Martínez Salido a la cabeza.

Acta de dimisión:

En la Ciudad de Villacarrillo a veintinueve de Julio de mil novecientos treinta y seis: Reunidos en el Ayuntamiento de Villacarrillo los componentes del Frente Popular de Izquierdas de esta ciudad y asistiendo por Izquierda Republicana, Leopoldo Sanchez Fernández y Manuel Granados Muñóz; por Unión Republicana, Joaquín Martínez Salido y Enrique Rojo Hueso, por el partido Socialista, Antonio Muñóz Cayuelas, José Moreno Ortíz y José Mondejar Luz y por el Partido Comunista, Felipe de la Paz García, Félix Gallego Rodríguez y José Fernández García; se tomaron los siguientes acuerdos:

Primero; que creyendo este Frente Popular que la misión a desarrollar según circulares e instituciones de la Provincia y del Nacional eran la ayuda moral y material para el mejor desarrollo y desenvolvimiento de este Ayuntamiento y no obstante las tentativas que  desde su constitución viene haciendo por nuestra parte para conseguirlo sin resultado alguno, nos vemos en la necesidad aun en los momentos críticos en que vivimos de tomar la determinación indicada, en vista que los acuerdos tomados tomados por este Frente Popular no se han cumplido.

 Segundo, convocar en fecha próxima una asamblea general con el pueblo – o sea, con las distintas organizaciones que componen este Frente Popular provincial para su conocimiento y efectos.

 Y para que así conste se extiende la presente acta por cuadriplicado que firman todos los asistentes en el lugar y fecha indicados.

Incautaciones;

El día 1 de Agosto de 1.936, el Alcalde Diego Marín, reincorporado a su cargo de Alcalde, firma el decreto siguiente:

Cumpliendo lo ordenado en el Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de fecha 27 de Julio Anterior, tengo a bien disponer se proceda a la ocupación de los edificios y material que en los mismos exista, haciendo el oportuno inventario de todo, en armonía con lo referido Deccreto y cumpliendo en todas sus partes cuanto en el mismo se ordena”. Firmado, Diego Marín.

En base a este decreto se incautan la escuela de niños Ave María en la calle Antonio de la Torre y  la de niñas Cristóbal Colon, en la calle Cristóbal Ruíz (de las monjas) de esta población.

En el Pleno del 3 de Agosto de 1936 presidido por Diego Marín González, se nombra por concurso para cubrir una plaza de nueva creación de Oficial 2º de la Secretaría a Don Juan Ruíz Matarán.

Se nombra archivero a D. Augusto Serrano López, hijo de Secretario, procedente de excedencia voluntaria como oficial segundo de secretaria.

El 7 de Agosto se nombran chóferes al servicio del Frente Popular a Juan Quevedo, Ignacio Ruíz, Carlos Navarrete y Antonio Jiménez. Se incutan los edificios religiosos, Iglésia de la Asunción y Sta Isabél de los Ángeles.

Este mismo día, 7 de Agosto de 1936 se constituye en Villacarrillo, Unión Republicana.

 

El día 8 de Agosto el Ministerio de Agricultura publica un Decreto, mediante el que se justifica la ocupación de tierras por el abandono de sus propietarios y arrendatarios

Por acuerdo del Frente Popular, el 13 de Agosto se envía al jefe de correos una lista de personas para intervenir su correspondencia.

El 12 de agosto, el subdirector de la carcel de Jaén, redacta ordenada por localidad,  la lista de presos que han de marchar en tren a Madrid.

PRISIÓN PROVINCIAL DE JAÉN

Relación de los reclusos que han sido trasladados a Alcalá de Henares en la madrugada del 11 al 12 de Agosto actual, detenidos a disposición del Excmo. Sr. Gobernador Civil de la Provincia-.

 VILLACARRILLO

  1. Antonio García Ruiz
  2. Matías Pastor Orozco
  3. Rogelio Rodero Mataran
  4. Antonio del Real Fernández
  5. Francisco Mora Soto
  6. Antonio del Arco Coronado
  7. Antonio Cruz Ruiz
  8. Pedro Gallego Mota
  9. Domingo Ramírez Román
  10. Ignacio Valenzuela Urzaiz
  11. Manuel Mora Quesada
  12. Manuel Marín León
  13. Fernando Pulido Jorquera
  14. Andrés Ruiz de la Torre
  15. Francisco Parra Luna
  16. Leoncio Mirones Morillo
  17. Francisco Mármol Martínez
  18. Antonio Martínez Sánchez
  19. Francisco Soto Montáñez
  20. Vicente Marín Ballesteros
  21. Manuel Moreno de la Paz
  22. Miguel Ruiz García
  23. Alfonso Pulido Jorquera
  24. Luis Martínez de la Torre
  25. Alfonso Ruiz de la Torre
  26. Antonio García Orozco
  27. Cristóbal Moreno Hidalgo
  28. Isidro Martínez Sánchez
  29. Antonio Nájera García

El 14 de Agosto Manuel granados Muñoz[1]; fue comisonado como secretario de la Junta del Frente Popular, para marchar a Madrid, para realizar gestiones, al objeto de obtener la detención de miembros de derechas, vecinos de Villacarrillo.

Por el presente se acredita que el portador de este documento D. Manuel Granados Muñóz, Secretario de la Junta del Frente Popular de esta Ciudad, marcha a Madrid por acuerdo de la misma, para llevar a efecto en la indicada población las gestiones necesarias al objeto de que obtenga la detención de los individuos que al respaldo se detallan, y vecinos de esta localidad y que huyeron al aproximarse la fecha del levantamiento, ante el temor de su detención. Esperando de los compañeros que sean requeridos por el expresado portador, les presten en todo momento el más decidido apoyo, en bien de la República.

 Villacarrillo 14 de Agosto de 1936. El Alcalde.- Por Izquierda Republicana.- Por el Partido Socialista.- Por Unión Republicana.- Por Radio Comunista”.

Respaldo que se cita:

 “Geraldo Pastor Orozco, Andrés Pastor Orozco, Carlos Gonzalo Rucker, estos tres individuos, con otros ya detenidos, constituían la Junta de Villacarrillo para la compra de armas que se destinaba al movimiento fascista.

 El primero, fue el que ordenó la detención  de D. Julián Besteiro (1920), siendo éste Diputado y sin respetar su investidura; el tercero, excapitan del ejecito de los sublevados el 10 de Agosto de 1932; (la sanjurjada);  a los tres se les encontraron armas y municiones en sus casas.

 José Rodero Mataran, exalcalde del bienio negro, en cuya casa, y escondidas en un depósito de aceite se encontraron armas y municiones de la compradas por la referida Junta, habita en Rodríguez San  Pedro 61 o 63.

 Juan Poblaciones Pellón, se le encontraron armas y atributos Fascistas y de la C.E.D.A.

  Manuel Benabides España y a sus hijos Carlos, Fernando y Manuel, Alcala 161 o 163; por haberseles encontrado armas y municiones en un pozo de su casa; el tal Carlos y según noticias de la prensa, hizo un vuelo desde Cordoba a Tetuán al servicio de los facciosos”.

[1] Manuel Granados Muñoz (a) Marchena, secretario de la Junta del Frente Popular, fue fundador en 1935 de Izquierda Republicana, habiendo sido en la misma Secretario y después Presidente, formó parte del Frente Popular para las elecciones del 12 de febrero de 1936. Agente ejecutivo.

 

El día 18 de agosto de 1936, Luis Martínez García (a) “Gafillas”, recibió la orden del Frente Popular de esta Ciudad de incautarse de la Fábrica de Harinas de Don Ildefonso Puertas Robles, efectuando aquel mismo día la incautación, entregandola tres días después al llamado Rogelio León Rojas estando presente Antonio Muñoz Cayuela y Fernando Bravo Martínez, los dos primeros miembros del Frente Popular.

En el mes de Agosto los milicianos Felipe de la Paz Moreno (a) “Cascabel”, Martín Granados Muñoz (a)  “Marchena” en unión de otros practicaron un registro en casa de las Señoritas Serrano, llevándose gran cantidad de alhajas que luego después guardaron gran parte de ellas y solo entregaron una tercera parte al Frente Popular[1].

[1] Según afirmaciones durante el proceso sumarísimo que se siguió contra ellos al acabar la contienda.

El 24 de Agosto se autoriza para portar armas de fuego, largas y cortas a los siguientes:

Juan Rodríguez, Francisco García Martínez, Alfonso Sánchez, Antonio Moreno Linares, Antonio Vargas, José González, José Fernández, Ignacio Suarez, Vicente Cabrera y Fernando López.

Sl2.

EL ALZAMIENTO NACIONAL (para unos) y GOLPE DE ESTADO (para otros) EN VILLACARRILLO (I)

Hoy 18 de julio de 2017, al cumplirse  81 años de aquel fatídico inicio de la guerra civil española, voy a relatar cronológicamente lo vivido en nuestro pueblo durante esos primeros días.

Este artículo, sólo pretende dar a conocer lo sucedido sin más intención que la histórica.

El 14 de julio, Al conocerse el asesinato de Calvo Sotelo (13-07-36) y ante la situación que se vivía, se reunió el Frente Popular con miembros del Ayuntamiento, para deliberar las acciones a tomar en relación a las detenciones de significados elementos de derechas; los miembros que componían la citada reunión, eran los siguientes:

Antonio Muñóz Cayuelas, “Perigallo”                      U.G.T.

Diego Marín González                                              Alclade Socialista.

Joaquín Martínez Salido                                            Unión Republicana

Leopoldo Sánchez Fernández                                   Izquierda Republicana

Manuel Granados Muñóz, “Marchena”                    Izquierda Republicana

Rogelio León Rojas, “Monico”                                 Izquierda Republicana

Felipe de la Paz García, “Cascabel”                          Comunista

Félix Gallego Rodríguez “Manicura”                        Socialista

José Mondejar Luz                                                    Socialista

José Fernández García “Pernal”                                Comunista

José Moreno Marín                                                    Juventud Socialista

Enrique Rojo Hueso                                                  Unión Republicana

Roberto Lozano Higueras                                         Unión Republicana

Domingo de la Torre Moya                                       Socialista

Leopoldo Sánchez Fernández  “Rotana”

Pedro Jiménez

Se convocó una huelga general para el día 15 de julio.

Se envía una solicitud a la guardia civil solicitando parejas de vigilancia en las oficinas de teléfonos y telégrafos para impedir la transmisión de noticias entre particulares, especialmente en teléfonos, donde hasta nueva orden quedan suprimidas las conferencias

En la madrugada del día 15, el Alcalde mandó al el jefe de municipales (a) “Chinilla”, a traer al ayuntamiento a treinta personas previamente estaban recluidas en la biblioteca. a las siete de la tarde hubo un intento por parte de varios exaltados de asaltar la biblioteca, para asesinar a los allí encerrados lo cual fue impedido por el Alcalde; siendo liberadas a las dos de la mañana del día 16, una vez que apaciguaron y controlada la actuación de las masas enardecidas, siendo acompañados a sus domicilios por la fuerza publica.

Entre otros, fueron detenidos los siguientes:

Gerardo Pastor, Antonio García,  Miguel Pastor, Fernando Climent, Alfonso Giménez, Marcelo Torres, José Gonz,alez, Ignacio Valenzuela, Alfonso Pulido, Fernando Pulido, Fernando Benavides, Leoncio Mirones, Francisco Muñóz, Aurelio Mas, Angel León, Juan Lara,  Melchor Fernandez,  Andrés Ruíz, Domingo Ramirez, Ángel Ramírez, José Herrera, Juan Bonachera, José Poblaciones, Manuel Benavides Linares,.

Fueron encarcelados entre otros, Juan Lara Pardo, José González, José Poblaciones Soto……

El 15, por ausencia del alcalde Diego Marin Gonzalez, queda sustituido por el  1º tte de alcalde Blas Martínez (a) “melocotones”.

El día 17 se cita a las 13,00 en el despacho de la Alcaldía a D, Fernando Climent, D. Melchor Fernandez García, D. Andrés Ruiz, Angel y D.Domingo Ramírez Román para ser interrogados.

 

Teniendo conocimiento de que en  el “Circulo Agrario”, se había formado un comité compueto por de seis señores, que habían comprado cuarenta escopetas de caza y dos mil cartuchos de bala, como medida preventiva, el 18 se notifica a los Presidentes  de los  círculos “Agrário” y “Mercantil” de su cierre, haciéndoles responsables respectivamente  de contravenir la orden. (salida 1679 y 1680).

 

Estas circunstancias se ponen en conocimiento de la Guardia Civil, con la que el Ayuntamiento tenia “recelos” y se les envía al comandante de la Guardia del Puesto, relación de individuos para que sean registrados sus domicilios y recogidas todas las armas que se encuentren; no mostrando el Comandante del Puesto interés alguno y dando evasivas.

En vista de la actitud de la Guardia Civil, el Alcalde y Frente Popular dan órdenes a los guardias municipales y funcionarios para que realicen la función de registros.

El 19 se ofició al alcalde pedáneo de Mogón para que permanezca pendiente de órdenes y mantenga el orden  público.

Se autoriza a Juan Francisco García, para que acompañado por la guardia municipal, efectue un registro en los domicilios de D. Eduardo León Rojas, Herederos de D. Luís José Benavides (Fuente del Roble), D. Manuel Mora Quesada

A Juan Rodriguez y José Fernández para que hagan lo mismo en los cortíjos del término; y José Gonzales para hacerlo en la pedanía de Mogón.

A Ignácio Linares para requisar los coches de D. Matias Pastor, D. Fernándo Climent, D. Manuel Benavides, D. José Pellón, D. Ignácio Valenzuela Urzáiz, D. António Soto, Señoritas de Serrano Sanmartín,  Miguél Pastor  y camioneta de D. Manuel Benavides, D. Pedro Gª Zúñiga y D. Miguel Pastor.

Se autoriza a Pedro Claverías y Francisco García, para penetrar en el domicilio de Manuel Mora Quesada.

El 19, son nombrados agentes municipales sin sueldo los siguientes:

Pedro Ruíz Manzano, Fernando Jiménez Torres, Antonio Jiménez Torres, Juan Ruíz Lozano, Antonio Soto Jiménez, Ramón García Sáez, Enrique Ruíz Ruíz, Juan M. Peréz Pulido, Matias Rodríguez Sánchez, Juan Pérez Rubio, Julian Martínez Martínez, Ramón García Vargas, Pedro Jiménez, Martín Jodar y Diego Martínez.

Se nombran guardias del Ayuntamiento a: Ángel Portillo, Juan José Felix, Alfonso Gómez, Tomás Gallego, António García, Pedro Toribio, Pascual Ruíz, Juan R…, Antonio Cha…, José Gómez, Martín M…, José Martínez, Luís Martínez y Alfonso Santiago (el día 7/08/36).

Se nombran  agentes de la autoridad a Juan Ruíz Lozano, Ramón García Saez, Ramón Paz Vargas, Sebastian Martínez  Martínez, Antonio Jiménez Torres y Pedro Ruíz Manjón, Fernando Linares, Antonio Martinez Pulido, Juan Ramón González y Antonio Pato??? Hernández.

Alcalde Pedaneo de Mogón a José Moreno.

Ante la indefensión que sufría el pueblo, después del episodio con el Comandante de Puesto de la Guardia Civil, el 20 de julio, Luis Martínez García (a) “Gafillas”, organiza las llamadas Milicias Rojas, llegando a prescindir de las fuerzas de orden público clásicas (Policía, Guardia Civil, Juzgados y Ejército) suplantados por voluntarios, prestando servicio de inspección de los puestos que el había creado, yendo armado con un rifle, siendo el jefe de milicias Alfonso Gómez Muñóz “Cuesco”.

El 21 se detiene y encarcela al vecino de Iznatoraf  D. Juan Antonio Lamarca, por sospechas de la policía municipal, habiendose recogido un revolver y 205 cartuchos.

El 22 de Julio se nombra agentes de vigilancia a Alfonso Gómez Muñóz, Andrés Tortosa, Ángel Portillo y Francisco Mora.

El Frente Popular estaba compuesto por los siguientes:

Antonio Muñoz Cayuela (a) Perigallo………… U.G.T.

Diego Marín González………………………… Socialista.

Joaquín Martínez Salido……………………….  U. Republicana

Manuel Granados Muñoz (a) Marchena….. ……  I. Republicana

Rogelio León Rojas (a) Monico………………… I. Republicana

Felipe de la Paz García (a) Cascabel…………… Comunista

Felix Gallego Rodríguez (a) Manicura…………. Comunista

José Mondejar Luz……………………………… Socialista

José Fernández García (a) Pernal……………….  Comunista

José Moreno Marín……………………………..  Juventudes Socialista

Enrique Rojo Hueso…………………………….  U. Republicana

Roberto Lozano Higueras………………………  U. Republicana

El día 22 de Julio de 1936, ante la exasperación de las masas, alentadas por elementos incontrolables, exigían del Frente Popular, la detención de personas de derechas, acusando a este Frente Popular de no haberlas realizado, principalmente por la oposición de Unión Republicana; los días anteriores de reunió dicho Frente Popular, con la asistencia ( ver acta de reunión) de representación de todos los partidos y organizaciones que podían ejercer presión sobre las masas, para ver el medio de impedirlas, incluyendo la fuerza. A instancias de Antonio Muñoz Cayuelas y con la presión de elementos de la casa del pueblo y, principalmente del que después fue jefe de Milicias Alfonso Gómez Muñoz (a) El Cuesco, se acordó con la oposición de U.R y algún otro, la detención de cuatro o cinco personas significadas de derechas, sin determinarse cuales debían de ser, y por lo avanzado de la hora, terminada la reunión, pudieron advertir, que sin conocimiento ni acuerdo del F.P., mientras estaban reunidos, las turbas, habían realizado la detención de cerca de cuarenta personas y a la alcaldía llegaban mas listas para nuevas detenciones.

Entre otras personas, llevaron a cabo las detenciones, José González Soto (a) Rotana, (impectór de policía municipal) y José Gutiérrez Fernández, (guardia municipal), Fernando López González, Vicente Cabrera Garvín, Tomas Gallego Rodríguez, Cristóbal Pérez Manjón, Francisco Martinez García, Vicente Cabrera Martín, Blás Mora Ruíz, y Felix Gallego.

Fueron detenidos e ingresados en prisión:

Antonio del Arco Coronado

Juan Fernando Lara Pardo

Alfonso Pulido Jorquera

Fernando Pulido Jorquera

Antonio Garcia Orozco

Manuel Mora Quesada

Antonio Cruz Ruiz

Manuel Moreno de la Paz

Antonio del Arco Coronado

Francisco Soto Montañes

Manuel Marín León

Luis Martnez de la Torre

Francisco Marmol Martinez

Pedro Gallego de la Mota

Jose Gozalez Soto

Alfonso Ruíz de la Torre

Andres Ruíz de la Torre

Cristobal Moreno Hidalgo

Antonio Nájera García

Vicente Marin Ballesteros

Domingo Ramírez Román

Antonio Martínez Sánchez

Matías Pastor Orozco

Rogélio Rodero Mataran

Inocencio Manjón Guerrero

Francisco Mora Soto

Isidro Martínez Sánchez

Francisco Parra Luna,

Jose Herrera Cano, (Párroco)

Francisco Palomares Vilchez, (Prebítero)

Pedro Moreno de la Mota

Cristóbal Moreno Hidalgo

Juan Bautista González Campos

Leoncio Mirones Morillo

Miguel Ruíz García

Ante estos hechos de extrema violencia colectiva, es totalmente comprensible el terror paralizante de las personas  de derechas y de los falangistas dispuestos a unirse a la rebelión militar, así como la titubeante actitud de la Guardia Civil

El 23 de Julio, se cursa escrito a las religiosas del hospital, requiriéndoles las llaves de la Iglésia para uso público.

Se nombran guardias al servicio de la Alcaldía a Manuel Bravo, Pascual Jorquera, Pedro de la torre Mora y Fernando Bravo.

En el Pleno del 23 de Julio, el Alcalde en funciones Blás Martínez, narra lo acontecido desde el 18 de Julio; se dirige al pleno en estos términos:

Todos conocemos el momento critico por el que esta atravesando La República; la revolución que han desencadenado los enemigos del Régimen y su democracia, el infame levantamiento de hombres a quienes la República había confiado las armas para la defensa de la misma y que olvidando promesas sagradas y compromiso de honor, volvían esas mismas armas contra la Institución cuya defensa les estaba encomendada, faltando a sus sagrados deberes, ametrallaban en aquellos momentos a los patriotas que preferían morir defendiendo las libertades conquistadas tras tanto esfuerzo en las urnas electorales, a ser los esclavos envilecidos de pretorianos fascistas, amalgamados con potentados de la banca que ante el botín que esperaban hallar en el triunfo, habían financiado el mas horrendo de los crímenes patrios que señala la historia”

 Sigue la Presidencia exponiendo que , al tener noticia del levantamiento el dieciocho de los corrientes por el Gobernador Civil y Frente Popular de la provincia, tomo las mas urgentes medidas, como fue ponerse al habla con el comandante de Puesto de la Guardia Civil e invitar a este, de acuerdo con las ordenes de Jaén, a la recogida de armas de fuego de los elementos de derechas, a los que acompañaría un guardia o sereno del Ayuntamiento; si bien el sargento de la Guardia Civil no se manifestó resueltamente en contra de la Alcaldía; tampoco presto una franca y decidida colaboración a la misma; pues escudándose en ordenes que decía tener de sus superiores, y sin que sus superiores se lo ordenaran se negaba a prestar el servicio requerido; fue preciso que el mismo gobernador le hablara personalmente por teléfono, para que dicho Comandante de Puesto se decidiera a dejar que una pareja de guardias civiles saliera esa noche con otra de serenos y en las tres o cuatro horas que dedicaron a tal cometido, solo recogieron dos escopetas, pues el tal sargento hasta se permitió indicar, que la lista de los individuos a quienes se recogieran las armas fuera solamente de los de gran significación y que fuera lo mas corta posible.

Se negó a facilitar el servicio de custodia que se le intereso para las oficinas de Telégrafos y Teléfonos, al objeto de evitar pudieran ser utilizados por posibles facciones locales, cuando el pueblo se hallaba en absoluto desarmado en virtud de la recogida de armas llevada a efecto por los radicales y cedistas que anteriormente mandaban.

 Por la actitud del sargento, se veía que no se podía contar con la fuerza que tenía a sus órdenes.

Fueron momentos de gran desesperación por parte de la Alcaldía, que veía se estaban perdiendo preciosos momentos para armar al pueblo, una escopeta y una carabina propiedad del Secretario del Ayuntamiento Augusto Serrano Montaner, propiciaron las escasas y malas armas de que disponía la Alcaldía Presidencia para hacer frente a cualquier movimiento que se hubiera producido.

Así comenzó esta contra revolución y ante las apremiantes llamadas del Frente Popular de Jaén, se procedió al desarme de cuantos elementos de derecha infundían sospecha.

Seguidamente en este mismo pleno, por la Alcaldía-Presidencia, se expone que en atención a cuanto previene y establece el Decreto de la Presidencia del Consejo de Ministros de 21 de julio: “Teniendo en cuenta que en estos momentos en que se esta ventilando con la suerte de la República, la vida de cuantos estamos reunidos en cumplimiento de nuestro deber, proponía declarar cesantes y sin derecho al percibo de haberes desde primero de los corrientes por ser notoriamente enemigos del Régimen, a los funcionarios municipales siguientes:

Juan García Rodero, Manuel Martínez Carmona y Joaquin Arboledas Escribano, médicos; Miguel Palop Medina, veterinario; Juan Magaña Rodero, archivero; Benjamin Baquero Ugaldea, Gabriel Mengibar Guardia y Antonio del Real Fernández, farmacéuticos; José Arévalo Torres, Practicante; Pascual Navarrete Montañéz, aparejador; y José Rodríguez Merino, encargado de relojes.

 

También se da cuenta del modelo de tarjeta de identidad para las milicias del Frente Popular.

 

Se nombran guardias al servicio de la Alcaldía a Manuel Bravo, Pascual Jorquera, Pedro de la Torre Mora y Fernando Bravo.

El día 26 de julio 1936, dado que el número de presos es tal que no caben en la cárcel, se solicita a la superiora del hospital, la llave de la iglesia para destinarla a prisión.

SL2